Autoestima: Cómo evitar destruirla

La autoestima es un proceso de construcción

No se relaciona con la genética y por lo tanto no se hereda. Se va construyendo según nuestras vivencias, experiencias, estilos de crianza, lo que vemos y escuchamos en nuestro hogar de origen, el estilo de vínculo con aquellas personas que son un referente para nosotros, entre otras cosas.

Por todo lo anteriormente expuesto, decimos que la autoestima es vulnerable a los cambios del ambiente, a las situaciones que experimentamos y que se va modificando y deconstruyendo con mayor frecuencia de la que creemos.

Siempre hablamos sobre cómo mejorar nuestra autoestima, qué acciones tomar para fortalecerla, lo cual es totalmente válido y de gran ayuda.


Lo cierto es que hoy me gustaría compartir con ustedes una lista de aquello que debemos evitar hacer para no destruir nuestra autoestima.


Evitar:

  • Relaciones tóxicas: amigos, familiares, parejas, sea cual sea el lazo que nos une a estas personas tenemos que saber que son nocivas para nuestra salud mental y una autoestima equilibrada. Por lo general se trata de personas que nos generan sentimiento de culpa, inseguridad, ansiedad, así como pensamientos y emociones negativas. Es fundamental reconocerlas como tal, identificarlas para luego disminuir la frecuencia de los encuentros o poner fin definitivamente al vínculo.

  • Compararte: tanto con aquellos que consideras mejores como con los peores. La idea es que te centres en ti mismo y en tus propias capacidades, metas y logros.

  • Asumir más responsabilidades de las que realmente puedes abarcar ( ámbito laboral, familiar).

  • No poner límites: La dificultad para decir que “no”, se traduce en una sobre exigencia para ti mismo que conducirá a la frustración. Estas siendo compasivo y amoroso contigo mismo y con tus reales preferencias y necesidades.

  • Descuidar tus hábitos basales: sueño, alimentación, sexualidad, así como también el aseo y arreglo personal; tu imagen personal.

  • La no resolución de situaciones pendientes ya sean conflictivas o simplemente aquellos asuntos que requieren una toma de decisión por tu parte.

  • El hecho de criticarte negativamente en forma sistemática, generalizando por un hecho que no salió como esperabas y diciéndote a ti mismo “todo me sale mal, “ soy un fracaso”

  • Diálogo interno negativo: Referirte a ti mismo negativamente, las palabras van claando hondo en nuestro cerebro, se van imprimiendo y nos vamos creyendo ese cuento en algún sentido.


Recuerda que la relación más importante de tu vida es la que tienes contigo y que si no la cuidamos se desgasta como ocurre con otro tipo de relaciones.


Es importante aprender a querernos, cuidarnos, aceptarnos, respetarnos, ser amorosos y compasivos con nosotros mismos, tal y como lo seríamos con nuestro mejor amigo o con alguien a quien apreciamos mucho.


Con cariño,

Sabina





17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo